EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL DE PROYECTOS

Bisel: Bisel: Bisel: Bisel: Bisel: Bisel:

Ámbito de

Estudio de

Inicio

El hombre ha planificado, ejecutado y realizado actividades desde siempre. Así, usando su intelecto ha modificado el medio que le rodea, aumentado el bienestar de la sociedad. Sin embargo, no todas las acciones consiguen un aumento de ese beneficio general. La Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos; o también llamado solamente, Evaluación de Impacto Ambiental; es el nombre que recibe el instrumento que nos permite detectar, en la fase de planificación, si una acción va a disminuir, o aumentar, de forma significativa el conjunto de circunstancias físicas, culturales, económicas y sociales que rodean a las personas. Claramente, es una herramienta de prevención. En efecto, la Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos, o EIAP, o EIA,  nace, tiene su génesis, en suplir la necesidad de que exista una prevención efectiva frente a degradaciones ambientales que puedan provocar determinadas actividades del hombre. Así, al igual que a la hora de iniciar una actividad de cierta envergadura se tiene en cuenta determinados factores intrínsecos de la mismo, de carácter por ejemplo técnico o económico; la obligatoriedad de realizar este procedimiento manda a tener en cuenta otros factores extrínsecos, a lo que es la propia actividad; y todo ello, como ya se ha dicho, aplicado en la fase de planificación, de proyecto.

La Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos tiene, posee, un carácter dual, pues si desde el punto de vista administrativo, o normativo, puede ser visto como un procedimiento; desde el punto de vista del promotor, puede ser visto como una herramienta, que consigue ensamblar a el proyecto, cierta viabilidad, cierta sostenibilidad. Como procedimiento administrativo podemos destacar su tecnicidad, por los estudios técnicos que contiene, y su transparencia, al poseer un trámite de información y participación pública (Gómez, 2003).

Sobre el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental

La administración sostiene a la EIAP como el instrumento más adecuado para la preservación de los recursos naturales y la defensa del medio ambiente (Exposición de Motivos del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, o RDL-EIA). Así, se pretende asegurar la integración de los aspectos ambientales del proyecto, en el procedimiento de autorización o aprobación por el órgano sustantivo (Art. 1.2 del RDL-EIA). De esta manera, podemos decir que es un instrumento para poder llevar a cabo una política ambiental preventiva, es decir que pretenda evitar que se produzca el deterioro del medio ambiente en lugar de invertir posteriormente en restaurarlo y recuperarlo.

Por lo cuál, la teoría sostiene que si un proyecto, que deriva en una actividad, y posteriormente en un abandono de la misma, se materializa, sin que este haya tenido una Evaluación de Impacto Ambiental, éste posee un mayor riesgo de que se produzca un empeoramiento del medio circundante, lo que se traduce en última instancia en una pérdida de bienestar, de beneficio general. Aunque por otro lado, no todos los proyectos poseen ni las mismas características, ni la misma envergadura, así pues puede ser contraproducente dedicar excesivos esfuerzos a determinar unos posibles impactos, unos posibles riesgos mínimos, pues al final esto también se traduce en un encarecimiento del proceso de ejecución y desarrollo de la actividad. Es por ello que existe el ámbito de aplicación, el cuál se basa en eximir determinados proyectos de este basto instrumento; proyectos, que se presuponen que pueden causar un impacto mínimo, y por lo cual asimilable; a este paso también se conoce como “Screening”. Así, desde este punto de vista, el sistema jurídico Español configura el procedimiento de la siguiente manera:

ñ Proyectos que han de decidirse caso por caso.

ñ Proyectos que deben someterse directamente a la EIAP.

ñ Proyectos no sometidos, o excluidos.

Si un proyecto ha de decidirse caso por caso, su carga técnica se traduce en un primer documento, llamado “Documento Ambiental del Proyecto” (DAP), y la probabilidad, de que en función de la decisión de la Administración, tenga que realizar un segundo documento llamado “Estudio de Impacto Ambiental” (EsIA).

Si un proyecto debe someterse directamente a “Evaluación de Impacto Ambiental”, su carga técnica se traduce, en un primer documento, llamado “Documento Inicial del Proyecto” (DIP, aunque también se puede encontrar como memoria-resumen), de menor carga que el “Documento Ambiental del Proyecto”, pero con la seguridad de que tiene que realizar el “Estudio de Impacto Ambiental”.

Por otro lado, aunque el proyecto deba someterse a Evaluación de Impacto Ambiental, y tenga que realizar el “Estudio de Impacto Ambiental”, dicho estudio también debe ser óptimo en cuanto a los esfuerzos dedicados a su elaboración. Es aquí donde entra el concepto de “alcance”, o “Scoping”, y se basa en que a decisión de la Administración apoyándose en esos documentos técnicos iniciales; ya sea el DAP o DIP, según el caso; ésta decida a que profundidad, y en que ámbitos el EsIA debe destacar. Así se aúnan esfuerzos.

Definición de Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos

Por Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos [EIAP], también conocida como solamente Evaluación de Impacto Ambiental, o EIA, la normativa vigente entiende como:

“el conjunto de estudios y análisis técnicos que permiten estimar los efectos que la ejecución de un determinado proyecto puede causar sobre el medio ambiente” (Art.83.1 de la Ley 5/2009, de 14 de mayo, de Protección Ambiental Integrada, o LPAI; Art. 2.1 del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, o RDL-EIA).

Así, según el Anexo I del Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental (RD-REIA), por proyecto se entiende todo documento técnico que define o condiciona de modo necesario, particularmente en lo que se refiere a la localización, la realización de planes y programas, la realización de construcciones o de otras instalaciones y obras, así como otras intervenciones en el medio natural o en el paisaje, incluidas las destinadas a la explotación de los recursos naturales renovables y no renovables. Por otro lado el concepto de medio ambiente utilizado en la evaluación ambiental de proyectos es más bien sectorizado, individualizado, dividiendo medio ambiente en factores.

Finalidad de la Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos

La finalidad de la EIAP es identificar, describir y evaluar de forma apropiada, y en función de cada caso particular, los efectos directos e indirectos de un proyecto sobre los siguientes factores (Art. 83.2 de la LPAI):

ñ    El ser humano, la fauna y la flora.

ñ    El suelo, el agua, el aire, el clima y el paisaje.

ñ    Los bienes materiales y el patrimonio cultural.

ñ    La interacción entre los factores mencionados anteriormente.

El Art. 6 del RD-REIA va más allá y establece que la evaluación de impacto ambiental debe comprender, al menos, la estimación de los efectos sobre la población humana, la fauna, la flora, la vegetación, la gea, el suelo, el agua, el aire, el clima, el paisaje y la estructura y función de los ecosistemas presentes en el área previsiblemente afectada. Asimismo, debe comprender estimación de la incidencia que el proyecto, obra o actividad tiene sobre los elementos que componen el Patrimonio Histórico Español, sobre las relaciones sociales y las condiciones de sosiego público, tales como ruidos, vibraciones, olores y emisiones luminosas, y la de cualquier otra incidencia ambiental derivada de su ejecución.

Marco normativo de la Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos

La EIAP se encuentra regulada en el:

ñ Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos (RDL-EIA);

ñ Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental (RD-REIA);

ñ y en la Región de Murcia en la Ley 4/2009, de 14 de mayo, de Protección Ambiental Integrada (LPAI); concretamente en el Título IV (artículos del 83 al 99).

Los principales órganos que intervienen en la Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos

Los principales órganos son el Órgano sustantivo y el Órgano ambiental.

El Órgano sustantivo es aquel órgano de la Administración pública estatal, autonómica o local competente para autorizar, para aprobar o, en su caso, para controlar la actividad a través de la declaración responsable o comunicación de los proyectos que deban someterse a evaluación de impacto ambiental. En resumen,  órgano de la Administración pública competente para autorizar o aprobar los proyectos que deban someterse a evaluación ambiental (Art. 88.1 de la LPAI).

En los proyectos privados, el órgano sustantivo será el órgano de relación con el promotor del proyecto, al que dirigirá toda solicitud o documentación que deba presentar en cumplimiento de la normativa de evaluación ambiental de proyectos, para su remisión, cuando proceda, al órgano ambiental (Art. 88.3 de la LPAI).

Cuando un proyecto se vea afectado por diversos conceptos que precisen autorización, aprobación o, en su caso, control de la actividad y que se hubieren de otorgar o ejercer por distintos órganos de la Administración Pública estatal, autonómica o local, se considerará órgano sustantivo aquel que ostente las competencias sobre la actividad a cuya finalidad se orienta el proyecto, con prioridad sobre los órganos que ostentan competencias sobre actividades instrumentales o complementarias respecto a aquellas (Art.2.2. de RDL-EIAP).

En la Región de Murcia, para la determinación del órgano sustantivo se rigen las siguientes normas (Art. 88.2 de la LPAI):

ñ Cuando, además de la autorización ambiental autonómica que corresponda, el proyecto esté sometido a autorización o aprobación del órgano autonómico competente por razón de la materia, será este último órgano el que tenga la condición de órgano sustantivo a efectos de evaluación ambiental de proyectos.

    La misma regla se aplicará en el supuesto de modificaciones o ampliaciones de proyectos sujetas a evaluación ambiental, siendo órgano sustantivo el competente por razón de la materia para aprobar o autorizar el proyecto principal, que se amplía o modifica. Si la ampliación o modificación en sí no está sujeta a autorización de dicho órgano, el trámite de evaluación ambiental de proyectos se insertará en el procedimiento de modificación de la autorización que el órgano sustantivo deberá llevar a cabo de oficio, previa petición del promotor en el caso de proyectos privados, a la que se adjuntará el estudio de impacto ambiental.

ñ Cuando la única aprobación o autorización autonómica exigible sea la autorización ambiental autonómica, será órgano sustantivo el competente para otorgar dicha autorización.

ñ El Ayuntamiento será órgano sustantivo en aquellos proyectos sujetos a licencia urbanística municipal como única autorización o aprobación del proyecto.

El Órgano ambiental es aquel órgano de la Administración pública estatal o autonómica competente para evaluar el impacto ambiental de los proyectos (Art.2.3. de RDL-EIAP). El órgano ambiental de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia es la Consejería con competencias en materia de medio ambiente (Art. 87.2 de la LPAI).

Los Órganos antes comentados, pueden formar parte de una administración, u otra. Dicho efecto se conoce como Administración actuante (Art. 87.1 de la LPAI). Para saber cual es, hay que tener en cuenta que corresponde a la Administración del Estado la evaluación ambiental de los proyectos que deben ser aprobados o autorizados por ella; y a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia la evaluación ambiental de los proyectos que deben ser aprobados o autorizados por la propia Comunidad Autónoma o por los ayuntamientos pertenecientes a su ámbito territorial.

La relación entre la evaluación de repercusiones a la Red Natura 2000 y la Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos

La evaluación de repercusiones a la Red Natura 2000 a que se refiere el artículo 45 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, cuando se refiera a proyectos sometidos a su vez a evaluación ambiental de proyectos de competencia autonómica, se entenderá incluida en el procedimiento de evaluación ambiental de proyectos, teniendo en cuenta los objetivos de conservación del lugar (Art. 95.1 de la LPAI).

En estos casos, el centro directivo competente para la gestión de la Red Natura 2000 informará preceptivamente el documento inicial y el estudio de impacto ambiental, valorando las repercusiones que el proyecto puede tener sobre las zonas integradas en la Red Natura 2000.

Si las conclusiones de dicha valoración son negativas, el órgano ambiental, antes de dictar la declaración de impacto, lo comunicará al órgano sustantivo, el cual podrá poner de manifiesto al órgano ambiental, en el plazo de quince días, la falta de soluciones alternativas y que pueden existir razones imperiosas de interés público de primer orden para ejecutar el proyecto, incluidas razones de índole social o económica, acompañando una propuesta de medidas compensatorias, debidamente valoradas.

La declaración de impacto ambiental pondrá de manifiesto que las conclusiones de la evaluación de repercusiones son negativas, y en caso de que exista propuesta de medidas compensatorias, deberá valorar expresamente si las considera suficientes para garantizar la coherencia global de la Red Natura 2000 (Art. 95.2 de la LPAI).

El órgano sustantivo no podrá aprobar el proyecto en contra de la declaración de impacto ambiental, sin perjuicio de elevar en su caso la discrepancia al Consejo de Gobierno (Art. 95.3 de la LPAI).

La Evaluación Ambiental de Proyectos y las Autorizaciones Ambientales Autonómicas

El procedimiento de autorización ambiental autonómico y el trámite de evaluación ambiental de proyectos se encuentran estrechamente relacionados (Art. 20. c) de la LPAI); ya que este la EIAP se integra en dichas autorizaciones.

Otros

A continuación se facilitan cuestiones legales sobre prácticas y conceptos utilizados por la administración:

         La Notificación

         Concepto de personas interesadas

 

Aplicación de la EIAP

Impacto Ambiental

Evaluación

Ambiental

Declaración

de Impacto Ambiental

Decisión

caso por caso

Esquema

General de la EIAP

Aplicación

directa de la EAIP

Información

pública y consultas

Solicitud

de la AAI

Solicitud

de la AAU